lunes, 4 de marzo de 2013

Las enfermedades emocionales



¿Es normal preocuparse o disgustarse?
Las preocupaciones son parte de nuestra vida. Todos en alguna medida estamos sujetos a preocuparnos por nosotros y nuestros seres queridos. También es normal el disgustarse por algún incidente. Sin embargo, estas preocupaciones y estos disgustos desaparecen al poco tiempo.

Con lo que debemos ser cuidadosos es cuando el disgusto se queda por horas, días y a veces semanas. Estas preocupaciones y disgustos que se quedan por un tiempo determinado en nuestro organismo echan raíces, afectando nuestros sentimientos, pensamientos y nuestro comportamiento.

Cuando la preocupación se convierte en un problema

Cuando la preocupación o el disgusto se prolongan por un tiempo largo se convierten en una enfermedad emocional. Estos disgustos se convierten en poco tiempo en problemas orgánicos.
Las enfermedades emocionales trastornan el sistema nervioso pero es importante aclarar que una enfermedad emocional no es lo mismo que una enfermedad mental ni tampoco es un sinónimo de estrés. El estrés es consecuencia de la enfermedad emocional.

Las emociones negativas

La enfermedad emocional tiene que ver con las emociones negativas del individuo, el miedo, el asco, la vergüenza etc. Cuando estos sentimientos se convierten en crónicos, duraderos y muy intensos perturban las emociones de una manera perjudicial para el individuo. Las emociones alteradas van mano a mano con las reacciones somáticas como la alteración de las palpitaciones del corazón, las secreciones glandulares y los cambios en nuestra respiración.

Comportamientos que conducen a las enfermedades emocionales

A continuación presentamos ciertas conductas que podrían indicar que la persona está sufriendo de una enfermedad emocional.

1.    Agresividad: El individuo está siempre listo para discutir y reñir a la menor excusa.

2.    Depresión por un tiempo prolongado pensando que nada vale la pena.

3.    Preocupación Exagerada: Una aflicción o angustia continua sin motivo aparente.

4.    Sospecha y Desconfianza: Un sentimiento de amargura pensando que el mundo está lleno de maldad y de gente con intenciones malévolas.

5.    Egoísmo y Avaricia: Falta de consideración para con los demás.

6.    Incapacidad y Dependencia: Deseo de dejar a las demás personas con las responsabilidades nuestras.

7.    Pobre Control Emocional: Explosiones de llanto o de risa, sin aparente causa y en momentos inapropiados.

8.    Fantaseando despierto: Pasando una buena parte del tiempo imaginándonos como podrían estar las cosas en vez de cómo están.

9.    Hipocondríaco: Preocuparse por enfermedades inexistentes e imaginarse síntomas de alguna enfermedad grave.

No hay comentarios:

Publicar un comentario