jueves, 6 de septiembre de 2012

Las causas de la EM

Imaginemos que se reúnen unos neurólogos amigos y en una noche de borrachera, deciden inventar la enfermedad más lucrativa del mundo…

¿Qué podría ser?

Algo lo suficientemente ambiguo como para que todos se sientan identificados.

La descripción de la enfermedad ha de ser lo suficientemente indeterminada como para que el paciente crea que puede padecerla.

La medicación para tratarla debe de ser lo suficientemente cara como para que no queden dudas de su importancia.

La causa debe ser un misterio. Nadie sabe, entiende o puede explicar qué causa esta enfermedad. En realidad, no existe explicación. Cualquier intento de explicarla será violentamente rechazado,

Debe ser un gran negocio para quienes la tratan, de manera que cada vez haya más gente que la padezca generando así cuantiosas ganancias a quienes se relacionan con ella.

Todos los seres humanos caben en una de cuatro categorías: incautos, inteligentes, malvados y estúpidos por lo tanto los estúpidos son los candidatos ideales. La estupidez es la mayor causante de estrés, se halla al comienzo, o es el mecanismo que hace detonar casi todos los agentes estresores.

La mayoría de los hombres fija su atención en la curación de los problemas físicos exclusivamente, debido a que éstos son los más tangibles y obvios. Mas las gentes no se percatan del hecho de que las verdaderas causas de todas las aflicciones humanas, yacen en las perturbaciones mentales tales como la ansiedad, el egoísmo, el stress, etc. Así como el mal hábito de la "conciencia de enfermedad" suele requerir de un largo tiempo para desarrollarse, se necesita también de un cierto tiempo para que el buen hábito de "la conciencia de la salud" se restablezca

La conclusión es sencilla: elimina tu neurólogo, eliminarás la causa de tu EM. Busca en los síntomas que padeces la explicación que más concuerde con tu forma de vida.

Y no consumas medicamentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario