sábado, 29 de septiembre de 2012

Donde está tu mente está tu energía.



Focaliza tu energía en tus deseos.  "donde está tu mente está tu energía" Nuestra limitación mental se manifiesta y toma el comando en nuestras vidas.
La ley de la atracción siempre está actuando dándonos todo aquello que emitimos. Empezando a cambiar tus pensamientos, tus falsas creencias y todas las ideas limitantes que se han ido sedimentando en tu construcción mental, generarás un nuevo circuito de neuro-asociaciones que te permitirán transformar la información antigua por nueva y mucho más productiva. Tienes que empezar a crear tus propias verdades, que estén sustentadas en las grandes verdades Universales. 

Pregúntate:
 1. ¿Qué estoy haciendo para lograr eso que tanto deseo, soy congruente y coherente en pensamiento y acción, con mi deseo? 
2. ¿Qué estoy generando en este momento para que mi vida sea lo que deseo?
3. ¿Qué imagen tengo de mi?
4. ¿Me gusta la vida que llevo, cómo me siento?
5. ¿Soy digno de ser como quiero ser?

“Si hay algún beneficio que puedas obtener de esta situación, ese beneficio lo puedes obtener de una manera positiva “Visualiza tu objetivo final como si ya lo hubieras conseguido, impregna tus imágenes con sentimiento y, aunque al principio te cueste creértelo, dite a ti mismo “yo puedo”, y continúa visualizando.

Somos energía y por tanto vibramos y nuestra actitud hace que nos situemos en una onda vibratoria u otra. Hoy, estoy curada. Me siento feliz y segura, sin miedo a tomar decisiones, ya he tomado muchas y me alegro de todas.

 (Si fueras andando por la calle y pisaras una cáscara de banana resbalaras y cayeras, está claro que deberías levantarte y seguir adelante. Sería absurdo permanecer condenada a estar en suelo de por vida por tu error de pisar la cáscara.)

Ten siempre tus cualidades en tu mente y visualízate feliz y contenta, con todo lo bueno que te pueda pasar en la vida. Persevera y sé constante.  Eres tú misma cuando escuchas la voz de tu intuición. Tómate tiempo en silencio para ti. Sólo imagina. Como sólo estás visualizando no existen trabas en ningún camino que tomes. Imagina libremente y observa como te sientes al final de cada camino. Apoyándote en técnicas de relajación podrás conseguir buenos resultados que apoyen los que estás siguiendo. Prueba este sencillo ejercicio: Sentada cómodamente, empieza a respirar profundamente y concéntrate en ello. Concéntrate en cada inspiración y expiración. Haz esto pocos minutos al día, varias veces.

El cuerpo está continuamente cambiando, recargándose, reconstituyéndose en todo momento, y no tiene para eso ninguna otra pauta que seguir que regirse por la mente. Mi cuerpo es un reflejo de mi mente, por sí mismo no tiene iniciativa ni voluntad. Está sometido a mis órdenes y decisiones. Yo tengo el poder.  

Puedes obtener mayor salud observando el tipo de pensamientos que visitan tu mente y decidiendo que sólo vas a prestar atención a aquellos que te sean de utilidad en el proceso de tu curación, sin poner atención a los pensamientos inútiles. 
Las emociones negativas deprimen y destruyen las defensas de tu cuerpo. Cuando uno se enfrenta a una enfermedad es consciente de esto. No hace falta llegar a ese punto. Trabaja ahora que eres fuerte. 
Muchos casos de mala salud, empezaron con situaciones emocionales que no supimos controlar. Decidimos abrir la puerta al resentimiento, los celos, el odio, la ira, la melancolía y con el tiempo, con mucho tiempo, manifestamos en nuestro cuerpo enfermedades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario