miércoles, 5 de septiembre de 2012

Cúrate de la EM con alimentos

Come alimentos altos en colina e inositol. Estos aminoácidos son cruciales para reparar la vaina de mielina. Puedes encontrar colina en los huevos, en la carne de res, en los frijoles y en algunos frutos secos. Éste evita que se formen depósitos de grasa en el cuerpo. El inositol ayuda a mantener sano el sistema nervioso mediante la creación de serotonina. Los frutos secos, las hortalizas y los plátanos contienen este último aminoácido. Ambos se combinan para producir lecitina, que reduce las grasas malas en el torrente sanguíneo. El colesterol alto y las grasas evitan la reparación de la vaina de mielina.

Ingiere alimentos ricos en vitamina B. La vitamina B-1, también llamada tiamina y la B-12 son los componentes físicos de la vaina de mielina. Los alimentos que contienen B-1 incluyen el arroz, la espinaca, las lentejas y el cerdo. La vitamina B-5 se puede encontrar en el yogur y el atún. Los granos enteros son ricos en vitaminas del grupo B y muchos cereales están fortificados con ellos. Los productos lácteos son también ricos en vitamina B. Estos nutrientes aumentan el metabolismo, que quema las grasas del cuerpo, y que llevan el oxígeno.

Agrega ácidos grasos a tu dieta. Los ácidos grasos mejoran el contenido de grasa de la vaina. El de linaza, los aceites de pescado, el salmón, las nueces y los frijoles son densos con ácidos grasos Omega-3. La vaina de mielina está formada por 70 por ciento de grasa, la cual proviene de dichos ácidos grasos. El ácido oleico es un colaborador natural de gran importancia en ese contenido. Los aceites de oliva, los aguacates y las nueces contienen ácido oleico.

Añade alimentos que contengan cobre. La vaina de mielina se regenera con los lípidos, que sólo pueden ser creados usando una enzima dependiente del cobre. Sin esta ayuda, los otros nutrientes no pueden hacer su trabajo. El cobre se encuentra en las lentejas, almendras, semillas de calabaza, semillas de sésamo y en el chocolate semidulce. El hígado y los mariscos también pueden contener cobre en dosis más bajas. Las hierbas secas como el orégano y el tomillo son una forma fácil de añadir este mineral a tu dieta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario