domingo, 6 de mayo de 2012

Sanándote



Cierra los ojos y respira profundamente tres veces.

Relaja tu cuerpo y deja que los pensamientos pasen. No les hagas caso. Están ahí. No te centres en intentar eliminarlos. Tan solo, déjalos pasar.

Ahora, siente tu cuerpo. Dirige tu atención a tu cabeza y nota cualquier tensión que tengas acumulada en ella. Puede ser alguna presión o algo de molestia en la nuca.

Respirando de modo pausado y tranquilo, mándale a tu cabeza, la siguiente orden: Cabeza relax, cabeza relax.

Imagina que un pequeño grupo de seres diminutos, están encima de tu cuero cabelludo. Obsérvalos. Parece que están trabajando sobre tus pelos, tirando de ellos y cavando con sus palas de juguete.

Comienzas a sentir un poco de picor en toda tu cabeza. Tranquila. Déjalo que esté ahí.

Los pequeños seres, empiezan a expandirse por todo tu cuerpo y se dirigen en masa a aquellas partes que te duelen o que están tensas.

Trabajan con prisa pero sin estrés.

Respira profundamente una vez.

Las pequeñas intervenciones que están haciendo en tu cuerpo, poco a poco, comienzan a dar sus frutos y sin apenas darte cuenta, tus dolores o molestias, se van difuminando.

Te sientes bien. Cada vez mejor.

Deseas darles las gracias a esos pequeños seres, y de repente, te haces tú también diminuto y te encuentras encima de tu propia cabeza.

Miras a todas esas pequeñas criaturas y te das cuenta de que todas tienen tu cara…. Eres tú.

Estás algo asombrada. Uno de esos seres, se acerca a ti y te da la mano. Entonces lo comprendes:

Tú tienes la capacidad de sanarte. De curar esas pequeñas molestias y tensiones que tienes acumuladas.

Respira hondo.

Regresas de nuevo a tu cuerpo y te das las gracias en voz alta.

Los dolores han menguado y tú te sientes fuerte.

Tú tienes el control sobre tu cuerpo.

Recuérdalo la próxima vez que pienses en tomarte una medicina sin realmente necesitarla.

Muchas veces los dolores o las molestias que tenemos, son para que nos paremos y nos relajemos.

Escúchate. Oye tu voz interior y hazle caso.

Tú eres la sanación.

Carol.

http://creerenpositivo.blogspot.com.ar/

No hay comentarios:

Publicar un comentario