jueves, 3 de mayo de 2012

El flujo bioenergético


La Psicología Energética es un campo de estudios y práctica terapéutica que combina aspectos de la Psicología convencional con las Medicinas Orientales y la Kinesiología.

La Psicología Energética surge en los Estados Unidos a principios de los 80 y se basa en el supuesto de que el malestar es el resultado de una alteración, bloqueo o cortocircuito en el sistema bioenergético o electromagnético de nuestro organismo (cuerpo – mente), entendiendo por sistema electromagnético alguno de los tres tipos de energías siguientes:

  • Los canales o Meridianos de la Medicina Tradicional China,
  • Los centros energéticos o chakras de la Medicina Ayurvedica
  • Los Biocampos o modelos energéticos invisibles más allá de la forma física

Localizar y liberar las alteraciones o bloqueos del fluir equilibrado o armonioso de la energía puede restablecer el flujo bioenergético.

Tanto la Medicina China como la Medicina Ayurvédica son medicinas que tratan al organismo humano:

  • de forma global: cuerpo-mente
  • utilizando: alimentación, fitoterapia, masajes y ejercicio físico: Yoga o Chi Kung y Tai chi para fomentar la salud.
  • es una medicina preventiva, en vez de medicina de urgencia, y le enseña al individuo a ser participe para mantener su salud.

Por otro lado el estudio de los biocampos postula que en torno al cuerpo físico e interpenetrando con el se hallan distintos campos o estructuras energéticas que constituye un duplicado invisible del cuerpo físico y que ocupa el mismo espacio que éste aunque lo hace a una velocidad vibratoria o frecuencia energética superior al físico.

Esta estructura energética a su vez se subdivide en varios niveles: cuerpo etéreo, cuerpo astral (o también llamado emocional) cuerpo mental y cuerpo causal.

Las tres orientaciones interrelacionan los trastornos físicos, puesto que entienden que el cuerpo físico también es energía excepto que la frecuencia de vibración es menor que la de los campos menos visibles por el ojo humano.

A principios del siglo XX Einstein llegó a la sorprendente conclusión de que la materia y la energía se podían transformar la una en la otra. Su famosa formula (E = mc2) describió como la energía y la materia se relacionaban entre si ya que la energía y la materia son diferentes formas de una misma cosa. En realidad nuestro organismo está compuesto por diferentes estructuras superpuestas relacionadas de diferentes maneras que forman un conjunto que está en continuo cambio, y este cambio está motivado por diferentes energías.

La medicina energética está apuntando en una dirección obvia y es que podemos participar de nuestra curación si enfocamos las energías de nuestro cuerpo adecuadamente para que éste consiga las condiciones necesarias para reparar los procesos destructivos.

La Psicología Energética es un nuevo campo de estudios y práctica terapéutica que tiene una larga historia, ya que en parte se basa en la Medicina Tradicional China, cuyo primer escrito se remonta al 2697 a.c. Surge de la combinación de técnicas y terapias consolidadas independientemente para ofrecer un enfoque comprensivo cuerpo-mente.

La Medicina Tradicional China ve al organismo como un todo por el que recorren una serie de canales energéticos o meridianos que llevan la energía Chi de un lugar a otro. El chi se considera la fuerza vital por excelencia, las enseñanzas chinas dicen “cuando el chi se une, se forma el cuerpo físico, cuando el chi se dispersa el cuerpo muere”.

Hay doce canales principales que recorren la superficie del cuerpo y se adentran en el interior para conectar con los órganos, vísceras, sangre etc. A lo largo de estos canales se encuentran los puntos de acupuntura que son los que permiten acceder al chi del cuerpo.

Cuando la energía fluye armoniosamente hay salud y bienestar pero cuando la función de alguno de los órganos no está equilibrada y funciona en exceso o defecto se producen una serie de alteraciones tanto mentales, emocionales como físicas. La Medicina China utiliza agujas y moxas (bastoncillos que proporcionan calor) para tonificar (elevar el nivel de energía) o sedar (reducir el nivel de energía a través de los meridianos).

En 1966 Goodheart estudia un texto de un investigador inglés llamado Felix Mann sobre los meridianos de acupuntura que resaltaba la relación entre los puntos de acupuntura y los órganos y revelaba diferentes puntos de tonificación o sedación para los diferentes órganos si estos se encontraban sobre activados o ralentizados.

Goodheart descubrió que si se estimulaban los primeros puntos de tonificación, determinados músculos se fortalecían, y si se estimulaban los primeros puntos de sedación determinados músculos se debilitaban. En vez de utilizar agujas Goodheart descubrió los efectos de aplicar presión a los puntos de acupuntura, así como aplicar percusión o golpecitos y lo denomino, en inglés, “tapping”. La conexión entre los órganos, glándulas y meridianos era bien conocida para la acupuntura pero relacionarlo con los músculos y los canales de los meridianos fue todo un descubrimiento.

Good Heart, fue la primera persona que estudia la relación entre los diferentes sistemas del cuerpo. Investiga la relación entre la fuerza muscular, los órganos, el sistema neurolínfatico y neurovascular, la relación craneo – sacreal y el sistema respiratorio y desarrolla un método de diagnóstico y localización de las funciones corporales llamado “verificación muscular”. La verificación muscular se basa en que los músculos están relacionados con el sistema nervioso central y cuando se aísla un músculo se puede hacer que este responda de forma binaria fuerza vs no fuerza, sí vs no. Goodheart comprobó, que ante una afirmación, el músculo del cliente podía mostrarse fuerte o débil, lo cual implicaba una respuesta afirmativa o negativa. De esta forma se obtenían las respuestas e información necesaria del organismo.

Hoy en día la verificación muscular se utiliza en infinidad de terapias como instrumento de diagnosis.

Según iba desarrollando su metodología, Goodheart trabajó con una serie de discípulos, de los que surgieron diferentes escuelas que utilizan la kinesiologia como método de diagnóstico, como son “Toque para la Salud” (John Thie) “3 cerebros en uno” (Gordon Stokes y Daniel Whiteside) y la “Kinesiologia Educativa” ( Paul Dennison).

Otro discípulo de Goodheart fue John Diamond, un psiquiatra australiano de orientación psicoánalítica al que le interesó mucho la verificación muscular y estudió la relación entre los meridianos de la medicina china y las emociones, comprobándolo en su práctica terapéutica. Diamond, utilizando la verificación muscular llegó a la conclusión que en la base de todo problema físico y mental está la actitud emocional. “mientras tengamos una actitud emocional positiva, y no haya patrones negativos mantendremos nuestra energía vital y tendremos salud y vitalidad”. Uno de los factores primordiales de una alteración en el fluir armonioso de la energía es el estrés, físico o mental. El estrés alterará el fluir de la energía vital y con ello se desencadenará una emoción negativa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario